Cómo hacer leche de sésamo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

La leche de sésamo tiene 9 veces más calcio que la de vaca y es mucho más saludable. Te contamos cómo hacer esta leche vegetal de manera fácil y rápida.

Existen alimentos de origen vegetal que contienen incluso más minerales que la leche y su consumo no conlleva la ingesta de hormonas o antibióticos como sucede con los productos lácteos (cuando estos no son orgánicos ni agroecológicos). Este es el caso de las semillas de sésamo.

El sésamo es muy rico en lecitina; un componente fundamental del tejido nervioso, vinculado también con la función de las glándulas sexuales, que se encuentra en la sangre, el semen y la bilis. Además, tiene una gran variedad de nutrientes, como grasas insaturadas, omega 6 y 9, proteínas, vitaminas (especialmente E, B1 y B2), fibra, y minerales, sobre todo calcio, fósforo, hierro, magnesio y zinc.

El sésamo puede ser utilizado para tratar: problemas nerviosos, como la pérdida de memoria, el estrés o el insomnio; sobrecargas físicas que pueden ocurrir a los deportistas o a las embarazadas; falta de líbido; osteoporosis; o exceso de colesterol LDL. También se usa como protector circulatorio y laxante suave.

Ingredientes

  • 1 taza de sésamo (el negro tiene más calcio)
  • 3 tazas de agua

Cómo se hace la leche de sésamo

  1. Dejar el sésamo en remojo con agua de 8 a 12 horas.
  2. Desechar el agua y procesar las semillas hidratadas en la licuadora junto con las tazas de agua.
  3. Colar y servir.

Se puede conservar refrigerada por 24 horas.

10 comidas para mantener una buena salud y vitalidad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Somos lo que comemos. Cuando comemos alimentos orgánicos, experimentamos niveles de energía sostenidamente altos, emociones equilibradas y un sentido general de cumplimiento hacia la vida. Sin embargo, no siempre es tan fácil como suena y nuestra vida diaria puede impedir que podamos mostrar a nuestros cuerpos el amor que merecen.

¿Cómo nos aseguramos de incluir todos los nutrientes en nuestra dieta? Te damos una lista de 10 alimentos que ayudan a fortalecer la salud y mantener la vitalidad.

1. Manzanas

Las manzanas son una de las frutas más consumidas en todo el mundo y continuamente son promocionadas como un “alimento milagroso”, ya que son particularmente ricas en antioxidantes esenciales, flavonoides y fibra dietética.

Los fitonutrientes y antioxidantes en las manzanas pueden incluso ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer, hipertensión, diabetes y enfermedades del corazón.

2. Brotes de brócoli

Se ha demostrado que pequeñas cantidades de brotes de brócoli fresco contienen tanto protección contra el cáncer como cantidades sustancialmente mayores de vegetales maduros, según investigadores de la Universidad Johns Hopkins.

Un compuesto llamado “sulforafano”, que se encuentra en la mayoría de las verduras crucíferas, puede incluso mejorar la capacidad del hígado para eliminar los carcinógenos.

El estudio encontró que brotes de brócoli de 3 días de edad contienen 10-100 veces mayores niveles de sulforafano que los vegetales maduros.

3. Setas

Los hongos son una excelente fuente de hierro biodisponible, que promueve la formación de glóbulos rojos. El cuerpo puede absorber más del 90% del valor del hierro nutritivo en estos fabulosos pequeños hongos.

También son una adición perfecta a cualquier dieta, especialmente para los diabéticos. Las setas no contienen ninguna grasa o colesterol, pero tienen un alto contenido de fibra y una riqueza de vitaminas y minerales. Además, poseen insulina natural y enzimas que ayudan con la descomposición de azúcar y almidón en nuestros alimentos.

4. Limones

Un limón estándar contiene el 100% de tu requerimiento diario de vitamina C. Esto es particularmente necesario para apoyar un sistema inmune saludable dentro del cuerpo humano, ya que no retenemos o producimos vitamina C naturalmente como otros mamíferos.

Los limones también son conocidos para ayudar a la digestión, mejorar el tono de la piel, reducir el apetito, equilibrar los niveles de pH, apoyar la desintoxicación y refrescar la respiración.

5. Hortalizas fermentadas

Las verduras fermentadas son verduras que han pasado por un proceso llamado lacto-fermentación en el que las bacterias naturales se alimentan de azúcar y almidón en los alimentos y posteriormente crean ácido láctico. Este estilo de preparación de alimentos ha jugado un papel importante en las dietas tradicionales durante siglos. El proceso no sólo conserva los alimentos, sino que también produce enzimas beneficiosas, vitaminas y varios probióticos.

La fermentación natural de los alimentos también se ha relacionado con una mejor digestión.

6. Cardo suizo

El cardo suizo es también conocido como cardo del arco iris, remolacha plateada o remolacha de espinaca y es científicamente un miembro de la familia de las remolachas.

Tiene una lista notable de atributos incluyendo la capacidad de regular los niveles de azúcar en la sangre, ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer, mejorar la digestión, apoyar el sistema inmunológico, disminuir la fiebre, bajar la presión arterial, inhibir la enfermedad cardíaca, aumentar la fuerza ósea, desintoxicar el cuerpo, y fortalecer la función cerebral.

7. Granada

Las granadas eran conocidas en algunas culturas antiguas como “el fruto de los dioses”. Se rumorea que tienen la capacidad de alargar la vida y mantener la juventud. En el mundo moderno, se ha descubierto que las granadas tienen propiedades afrodisíacas naturales, reducen la artritis y otros dolores en las articulaciones, reducen la presión arterial e incluso ayudan a inhibir el desarrollo del cáncer de mama.

8. Arándanos

No sólo tienen buen sabor, sino que también están llenos de antioxidantes.

Los antioxidantes son muy importantes ya que protegen nuestros cuerpos de los daños causados ​​por los radicales libres – moléculas inestables que tienen una tendencia a corromper las estructuras celulares y contribuir al envejecimiento y enfermedades como el cáncer. Se cree que los arándanos contienen la más alta capacidad antioxidante de todas las frutas y verduras de consumo común.

9. Comino

Aparte de ser una gran adición a la mayoría de los curries, el comino tiene una lista impresionante de beneficios para la salud como ayudar a perder peso, ayudar a la digestión, combatir el insomnio, mejorar los niveles de hierro, reducir el colesterol y mejorar la memoria.

10. Palta

La palta es uno de los “superalimentos” más populares del mundo. Los aguacates son ricos en potasio, fibra y ácidos grasos monoinsaturados que son cruciales para reducir el colesterol malo y reducir los casos de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Hay un montón de alimentos increíbles que pueden contribuir a un estilo de vida saludable.

¿Tienes un alimento saludable favorito que no estaba en la lista? ¡Compártalo con nosotros en los comentarios abajo!

FUENTE: Food Matters

Food Choices: documental sobre alimentación consciente

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Food Choices es un documental que revela la verdad sobre nuestras elecciones alimenticias y como estas afectan nuestra salud y la salud del planeta.

Únase al galardonado cineasta Michal Siewierski en su viaje de tres años para exponer la verdad sobre nuestras elecciones alimenticias. Este documental innovador explora el impacto que estas elecciones tienen en la salud de las personas, en la salud de nuestro planeta y en la vida de otras especies vivas. También discute varios conceptos erróneos sobre la alimentación y la dieta, ofreciendo una nueva perspectiva única sobre estos temas. Con entrevistas a 28 expertos de renombre mundial, entre los que se incluyen el Dr. T Colin Campbell, el Dr. John McDougall, el Dr. Paul Watson, la Dr. Pam Popper, el Dr. Michael Greger, el Dr. Richard Oppenlander, el Dr. Toni Bark y varios otros.

Esta película sin duda cambiará la forma de mirar la comida.

Vegetales frescos vs Vegetales congelados, ¿cuáles son más saludables?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

La cantidad de nutrientes y beneficios de los vegetales frescos no varía con la cantidad de nutrientes que pueden haber en los vegetales congelados pero existen ventajas y desventajas al comprar cada uno de ellos.

nutricionA veces congelado es aún más denso de nutrientes porque el producto se recoge a menudo en la madurez máxima y congelado inmediatamente.

Ventajas de comprar vegetales congelados

  • Los vegetales congelados son cosechados y congelados en su mejor momento y así conservan los nutrientes intactos.
  • Se puede mantener los nutrientes de los vegetales por meses.
  • Podés conseguir vegetales todo el año, incluso los que están fuera de estación.
  • Los vegetales congelados siempre están listos para ser utilizados, sin necesidad de lavarlos.
  • Los vegetales frescos generalmente son cosechados antes de su madurez y recorren varios kilómetros hasta llegar a las verdulerías y pasan otros días en la heladera antes de ser consumidos. En todo ese tiempo, puede que os vegetales pierdan algunos nutrientes.

Consejos para utilizar vegetales congelados

Hay algunos consejos y trucos para obtener el máximo provecho de tus verduras y frutas congeladas:

  • Busca alimentos de alta calidad. Cuando sea posible, compra verduras y frutas congeladas orgánicas.
  • No lo congele para siempre. Mientras que las verduras congeladas son tan saludables como las frescas, el valor nutricional se degradará con el tiempo. Tres meses es lo máximo para el vegetal conserve sus nutrientes.
  • Tratá de elegir vegetales sin aderezos. Debe haber sólo un ingrediente en la etiqueta.
  • No lo cocines. La mejor manera de cocinar verduras congeladas es cocinar al vapor o saltear.
  • Cuando elijas fresco, intenta comprar de una granja orgánica local que ofrezca las selecciones más frescas. Congela lo que no uses tan pronto como sea posible para retener los niveles de nutrientes.

¿Cuáles preferís? ¿Congelados o frescos?

FUENTE: Dr Axe

13 signos de que te falta Vitamina D

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Muchas personas tienen deficiencia de Vitamina D sin saberlo. Te contamos cuáles son los signos de que te falta Vitamina D.

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una de las vitaminas más complejas y fascinantes que nuestro cuerpo necesita. Las formas en que nuestro cuerpo obtiene vitamina D y posteriormente metaboliza esta sustancia son verdaderamente únicos.

Llamada la vitamina del sol, la luz del sol impulsa a nuestro cuerpo para producir vitamina D en la piel. A partir de entonces, la vitamina D experimenta complicados procesos metabólicos en los riñones y el hígado para convertirse en su forma activa (vitamina D3, también llamada colecalciferol).

Una vez en su estado activado, el colecalciferol no se comporta simplemente como una vitamina. De hecho, funciona como una hormona esteroide, realizando muchas funciones a través de su cuerpo.

¿Qué alimentos contienen vitamina D?

La vitamina D se encuentra predominantemente en productos de origen animal, incluyendo:

  • Pescado graso, como la caballa, el atún y el salmón (una porción de 6 oz de salmón proporciona más de 600 UI de vitamina D).
  • Huevo.
  • Queso.
  • Hígado de res.
  • Suplemento de aceite de pescado.

Sin embargo, cantidades más pequeñas de vitamina D también se pueden encontrar en productos de grano fortificados y hongos.

¿Por qué es importante la vitamina D?

La vitamina D es importante por su papel en la construcción de huesos fuertes. Esta importante vitamina ayuda a regular el calcio y el fósforo en la sangre, dos minerales esenciales necesarios para mantener una masa ósea saludable.

En el peor de los casos, la falta de vitamina D puede causar una enfermedad llamada raquitismo. Este es un trastorno devastador por el cual el tejido óseo no se mineraliza completamente, dando lugar a huesos blandos y flexibles y anomalías en la estructura del esqueleto.

La mayoría de la gente en el mundo occidental no desarrollará una deficiencia que sea lo suficientemente extrema como para causar raquitismo, sin embargo, niveles subóptimos de vitamina D pueden afectar aún más nuestra formación ósea en menor grado.

La vitamina D también ayuda en el crecimiento celular, la inmunidad, las actividades neuromusculares y reduciendo la inflamación.

En un sentido amplio, la deficiencia crónica de vitamina D puede aumentar el riesgo de numerosas enfermedades, incluyendo:

  • Enfermedad del corazón,
  • Algunos tipos de cáncer (especialmente el intestino),
  • Asma (en niños),
  • El deterioro cognitivo (en personas mayores),
  • Problemas de salud mental (incluyendo depresión y esquizofrenia).

La vitamina D puede ayudar a prevenir:

  • Intolerancia a la glucosa,
  • Diabetes tipo 1 y tipo 2,
  • Alta presión sanguínea,
  • (Posiblemente) esclerosis múltiple,
  • Fractura de cadera y huesos rotos
  • Osteopenia y osteoporosis

13 signos, síntomas y factores de riesgo que indican deficiencia de vitamina D

1. Vivir en lugares fríos donde no sale el sol

Muchos países del hemisferio norte experimentan largos períodos de oscuridad durante los meses de invierno. Este tiempo prolongado privado de la luz del sol puede ser suficiente para causar deficiencia de vitamina D en algunos de nosotros.

2. Dolor de huesos

Es común sentir cansancio profundo después de un esfuerzo físico intensificado, como mudarse de casa o participar en una competencia deportiva.

Sin embargo, si se siente dolor en las articulaciones y los huesos persistentemente, esto a veces puede indicar una deficiencia de vitamina D.

3. Enfermedades gastrointestinales o problemas con la absorción

La vitamina D se sintetiza en el intestino. Por lo tanto, si su intestino está inflamado, enfermo o no absorbe alimentos de manera eficiente, esto puede comprometer tus niveles de vitamina D.

Para cualquier persona con enfermedad de Crohn, enfermedad celiaca u otros desórdenes inflamatorios del intestino, puede ser una buena idea supervisar rutinariamente sus niveles de la vitamina D.

4. Malestar Muscular

Un malestar muscular sutil puede ser uno de los muchos síntomas de la deficiencia de vitamina D. Teniendo en cuenta que la vitamina D es una hormona, tiene receptores ampliamente extendidos por todo el cuerpo – incluyendo sus músculos.

En su estado metabólicamente activo, la vitamina D puede entrar en las células musculares para apoyar la contracción de sus fibras musculares. Aparte de apoyar la función muscular, esto ayuda en la prevención de caídas a medida que envejecemos y nos ayuda a llevar a cabo las actividades físicas cotidianas.

5. Nos sentimos desganados

Cuando percibimos visualmente la luz solar, los receptores en nuestros ojos activan el cerebros para producir serotonina, que a menudo se llama la “hormona de la felicidad”.

Los niveles de serotonina aumentan cuando vemos la luz solar natural, pero caemos si estamos pasando nuestro tiempo en el interior o en la oscuridad.

6. Dietas vegetarianas

Como se mencionó, la mayoría de nuestras fuentes dietéticas de vitamina D provienen de fuentes basadas en animales. Las cantidades más pequeñas vienen de alimentos veganos selectos, pero no en una dosis lo suficientemente alta como para ser clínicamente significativa.

Si actualmente está siguiendo una dieta vegana, puede ser particularmente útil monitorear sus niveles de vitamina D.

7. Gripe

La ciencia nos muestra que incluso las células inmunes contienen receptores de vitamina D, demostrando que la vitamina D ejerce cierto nivel de influencia sobre nuestra inmunidad.

 

8. Pasas mucho tiempo en interiores

Como los rayos UV son la fuente principal del cuerpo de vitamina D, es lógico que cualquiera que no pasa mucho tiempo fuera está en mayor riesgo de desarrollar una deficiencia.

Las personas que están en casa debido a dolencias mentales o físicas, aquellos de nosotros que trabajan en puestos de trabajo que no permiten la exposición natural al sol o cualquier persona que experimenta un largo período de convalecencia tiene, por lo tanto, más probabilidades de padecer deficiencia de vitamina D.

9. Uso de batas largas y cubiertas de la cabeza por razones religiosas (o no)

La piel debe estar directamente expuesta a la luz solar para activar la vitamina D. La ropa, el protector solar e incluso el vidrio inhibirán este proceso natural.

Además, las manos, el cuello, la cara y los hombros se recomiendan a menudo como zonas para exponer al sol durante breves períodos breves para aprovechar la vitamina D.

10. Tu índice de masa muscular es mayor de 30

Como se mencionó anteriormente, la vitamina D es una vitamina soluble en grasa. Esto hace que la vitamina D sea más “compatible” con las células grasas en tu cuerpo y como la vitamina D circula alrededor de su torrente sanguíneo, las células grasas pueden absorber la vitamina D, haciendo menos disponible para el resto de tu cuerpo donde se necesita.

Esto ha llevado a algunos expertos a creer que las personas con mayor peso corporal pueden tener mayores requerimientos de vitamina D.

11. Tu piel es naturalmente oscura

Un pigmento llamado melanina es responsable de oscurecer el color de nuestra piel. Sin embargo, la melanina también actúa como un bloqueador solar natural y perjudica la producción de nuestra piel de vitamina D con la luz solar.

De hecho, las personas con piel oscura pueden necesitar hasta diez veces más exposición al sol para producir la misma cantidad de vitamina D que las personas con piel clara.

12. Sos mayor de 70

Las personas mayores de 70 años son capaces de producir alrededor de un tercio menos de vitamina D que sus homólogos más jóvenes después de sentarse al sol.

De hecho, incluso después de 50 años los riñones pueden llegar a ser menos proficientes en metabolizar la vitamina D inactiva en su estado activo.

13. Te suda la frente

Suena como un síntoma extraño, pero una frente sudorosa ha sido a menudo una señal reveladora de que los recién nacidos no están recibiendo suficiente vitamina D.

Si usted transpira con frecuencia en la frente sin esfuerzo, un ambiente caliente u otros factores explicativos, podría ser el momento de comprobar su vitamina D!

Qué hacer ante la deficiencia de vitamina D

Lo mejor para prevenir la falta de vitamina D es incorporar más alimentos de la lista de arriba y salir al sol!

Cómo mantenerse a salvo en el sol (y seguir recibiendo vitamina D!)

Para optimizar tus niveles de Vitamina D, es necesario exponer grandes porciones de la piel al sol. El mejor momento para estar al sol para la producción de vitamina D es en realidad tan cerca del mediodía solar como sea posible.

Esto se debe a que mientras los rayos UVA son bastante constantes durante TODAS las horas de luz del día, durante todo el año, los UVB son bajos en la mañana y en la noche y altos al mediodía. Así que para usar el sol para maximizar su producción de vitamina D y minimizar su riesgo de daño de la piel, la mitad del día (aproximadamente entre las 10:00 am y las 2:00 pm) es el mejor y más seguro momento. Durante este período intenso de UVB es probable que necesite menos tiempo de exposición al sol para producir mayor cantidad de vitamina D.

En cuanto a la duración óptima de la exposición,  sólo unos minutos para aquellos que tienen la piel muy pálida.

Cuando la piel cambia de color su cuerpo no producirá ninguna vitamina D adicional y cualquier exposición adicional sólo resultará en daño a su piel. La mayoría de las personas con piel clara maximizan su producción de vitamina D en sólo 10-20 minutos, o, de nuevo, cuando su piel comienza a cambiar de color.

¿Cómo se puede obtener vitamina D, disfrutar de estar al sol y minimizar el riesgo de cáncer de piel? Si vas a pasar mucho tiempo bajo el sol, vas a necesitar un protector solar libre de toxinas!

¿Ha revisado tus niveles de vitamina D?

FUENTE: Food Matters

comida saludable

10 errores comunes al hacer dieta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No estar bien informado sobre algunos alimentos o no conocer el efecto que algunos hábitos tienen en el organismo puede llevar a seguir una dieta de forma incorrecta. En esos casos en los que la dieta parece no funcionar, se pueden estar cometiendo estos 10 errores comunes al hacer dieta.

comida saludableSaltear comidas

El metabolismo debe estar actuando constantemente para poder quemar más grasas, si nos salteamos comidas, el metabolismo se pone más lento.

Lo ideal es hacer 4 comidas diarias y colaciones para no llegar con hambre a los platos fuertes y comer de más.

Abusar de los productos “light”

Las marcas saben que los productos que vienen en un envase verde tienen fama de ser saludables y las personas por ahí abusamos de ellos creyendo que estamos haciendo bien. Por eso, los envases verdes y los productos “light” pueden ser armas de doble filo.

No regular el alcohol y la sal

El consumo de sal produce retención de líquido e hipertensión y el consumo de alcohol puede arruinar todo el esfuerzo de seguir una dieta ya que se trata de bebidas muy calóricas.

Incluir pocas verduras

No todas las calorías “valen lo mismo”: el valor calórico de los alimentos no es todo lo que debe tenerse en cuenta en una dieta; también importa la calidad.

Si ingerimos pocas calorías, pero todas ellas son grasas y azúcares, no ayudaremos al metabolismo.

Reemplazar los alimentos poco saludables por vegetales frescos y frutas es fundamental para que una dieta funcione.

No consumir suficiente líquido

Lo ideal es beber entre 2 y 3 litros de líquido al día. Puede ser agua o infusiones pero no bebidas que contengan azúcar.

No hacer correctamente las colaciones

Una colación saludable pueden ser las frutas frescas, frutas deshidratadas, cereales, yogur, huevo duro, palmitos, bastones de zanahoria, troncos de apio o tomates cherry.

Comer apurado

Si comemos rápido podemos comer demás porque el cuerpo tarda entre 20 y 40 minutos en llenarse.

Lo ideal es comer lento, masticando bien los alimentos (algo muy importante para la digestión).

No desayunar

El desayuno es imprescindible para que el metabolismo comience a funcionar correctamente. Si lo salteamos, el cuerpo empieza a utilizar sus reservas de energía, pero luego lo que comas no se asimilará bien y puede convertirse en grasas.

Dormir poco

El correcto funcionamiento del metabolismo se consigue con un buen descanso. Si uno no descansa bien, el cuerpo pide comida para combatir la falta de energía.

No hacer ejercicio

Media hora de caminata al día basta para comenzar a quemar las grasas que ya tenemos. Una dieta sin ejercicio nunca va a tener resultados positivos.

¿Qué otros errores podés agregar?

FUENTE: La Bioguía

4 alimentos con calorías negativas para bajar de peso

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Todo alimento que consumes tiene un balance entre las calorías que aporta y las que se consumen en su digestión. Conocé estos 4 alimentos con calorías negativas que te van a ayudar a bajar de peso.

¿Qué quiere decir que los alimentos tengan calorías negativas? Quiere decir que en la masticación y digestión se requieren más calorías de las que aportan. Estos alimentos practicamente “adelgazan” con comerlos, y suelen llamarse “alimentos con calorías negativas”.

Todo lo que comes incorpora una cantidad de calorías a tu organismo, aunque ésta sea mínima. Además, todas las actividades que realizas, aunque no sean las más activas, las consumen en alguna medida.

¿Cuáles son los alimentos que consumen más calorías de las que aportan?

Apio

apioEl apio aporta vitaminas y minerales pero casi nada de calorías (16 cada 100 gramos) y su textura crujiente hace que gastemos más calorías en masticarlo que las calorías que aporta.

El apio es el mejor aliado para quienes buscan adelgazar por además aporta saciedad gracias a su textura y a su contenido de fibra.

Vegetales

Otros vegetales con calorías negativas son:

  • Espárrago
  • Judía verde
  • Acelga
  • Coles de brusela
  • Repollo
  • Zanahoria
  • Coliflor
  • Rabanito
  • Pepino
  • Puerro
  • Lechuga
  • Achicoria
  • Espinaca
  • Tomate

Sobretodo los vegetales verdes aportan mucha fibra y nutrientes a nuestro organismo.

Frutas

Las frutas que podés comer sin culpas son:

  • Manzana
  • Mora
  • Arándanos
  • Pomelo
  • Limón
  • Lima
  • Frambuesa

Especias y hierbas

La canela, el clavo de olor y el jengibre son especias ideales para incorporar en recetas dulces como reemplazo del azucar.

El chile, el cilantro, la cebolla, el ajo y el perejil son excelentes condimentos para reemplazar la sal, que no solo no es beneficiosa si buscas bajar de peso, sino que en términos generales perjudica a tu organismo.

Consejos para incorporar estos alimentos

Es muy importante no caer en la tentación de comer solo esos alimentos para bajar más rápido de peso. Al no agregar calorías, estaríamos ante una deficiencia de energía, y también de nutrientes. Esto puede llevar a la desnutrición.

Siempre debemos cuidar de llevar una dieta equilibrada, compuesta por alimentos de diversas familias que incorporen todos los nutrientes que el organismo necesita. Además, el metabolismo de cada persona es diferente. Por eso, lo mejor para comenzar una dieta es que sea con el asesoramiento de un médico, y con la información suficiente para cuidar nuestra salud.

FUENTE: La Bioguía

bajar de peso saludablemente

10 consejos para perder peso antes del verano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

La primavera es la estación ideal para empezar a consumir alimentos con menos calorías y contrarrestar los excesos del invierno. Seguí estos consejos para llegar de 10 al verano.

alimentacion saludableCuando llega la primavera se asoman esos kilos extras que se ganan en el invierno dado que con temperaturas más bajas se consume un extra de calorías. Sin embargo, es importante no someterse a dietas rígidas, ni eliminar un grupo de alimentos. Estar atentos e incrementar la actividad física pero sin lesionarse en el gimnasio porque se pretende hacer en dos meses todo lo que no se hizo durante el año.

Consejos para perder peso antes del verano

  1. Organizar la semana para incorporar la actividad física: puede ser una caminata, iniciar un plan de ejercicios al aire libre, en el gimnasio o en tu casa, o tal vez, ir al trabajo o facultad en bicicleta! Al realizar ejercicio, aumenta el gasto calórico se activa el metabolismo y favorece el descenso de peso. Si estás entrenando, cambia la rutina y agrega ejercicios de mayor intensidad, intermitentes de corta duración para estimular el metabolismo de las grasas en el músculo.
  2. Iniciar las comidas con una ensalada fresca y ser cuidadosos al condimentar y moderar el aceite. Las verduras por su riqueza en fibra, brindan saciedad y es más fácil reducir la porción. Agrega proteínas magras o legumbres para completar el plato. Pero estar atentos con los aderezos con mayonesas y cremas, croutones, queso brie, etc ya que pueden ser una trampa muy calórica.
  3. Armar un entorno favorable: no dejar a la vista frascos transparentes con galletitas, golosinas, cereales. Es preferible colocar en la mesada una fuente con frutas, tener en la heladera verduras listas para consumir, contar con pickles o pepinos en vinagre, seleccionar quesos magros, etc. Lo mejor es retirar del alcance de la mano todo aquello que te tienta o te cuesta controlar.
  4. Desayunar siempre y Hacer una pausa en la tarde para merendar: es el reaseguro para llegar con más control a las comidas principales.
  5. Si la hora del almuerzo o cena se atrasa, programa una colación. Muchas veces se come por automatismo. Evita pasar por la cocina cuando regreses del trabajo o de estudiar y salir de la rutina de pasar por la heladera, y comer una porción de tarta o pizza fría que quedó del día anterior casi sin pensar.
  6. Si planificas cenar en un restaurante, intenta tener en claro aquello que vas a elegir, y no mires el menú. Prefiere una carne o pescado a la parrilla con verduras que habitualmente no se consumen en la casa. Alejar la panera puede ser el paso más importante para comenzar una gran cena sin excesos.
  7. Evitar los ayunos durante el día y no resuelvas el almuerzo con una fruta. Llegar a la cena con hambre invita a comer en exceso y se pierde el foco.
  8. Intenta elegir colaciones que no superen las 100 calorías: llevar 1 fruta o bien ensalada de frutas en un tapper, una bolsita con puñado de frutos secos mixtos (30 gramos), un turrón, y si estás en casa: bastoncitos de verduras, 3 o 4 kani kamas, una porción de 30 gramos de queso magro o gelatina sin azúcar. Evita los picoteos descontrolados.
  9. Sirve la comida en platos más pequeños: achicar la porción es la clave.
  10. Si comes afuera y te sirven una porción “generosa”, separa un 20% de la comida que tienes en el plato. Investigaciones de la Universidad de Cornell, revelan que consumimos el 92% de la comida presente en el plato. Si vemos menos comida podremos controlar mejor la porción.

Tips para una dieta saludable

  • Hidratarte correctamente: preferir el agua, al menos 8 vasos al día; las infusiones, jugos, gelatinas también cuentan.
  • Preparar platos nutritivos, ligeros y atractivos, sin perder de vista el placer de disfrutar aquellas cosas que más te gustan.
  • Elegir siempre “la unidad”: Un chocolate pequeño, una porción de helado en la heladería en lugar de comprar el kilo para casa, el paquete de galletitas o la bolsa grande de pochoclo.
  • “Declarar aquello que deseamos” y plantear una estrategia que permita alcanzar el objetivo, con una adecuada planificación y apropiarse de los hábitos saludables que permitan mejorar el estilo de vida y mantenerlos en el tiempo.

¿Cuál es tu plan para perder peso esta primavera?

FUENTE: La Nación

Primavera: frutas y verduras de estación

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

En la primavera llegan nuevas frutas y verduras a las verdulerías por lo que es un buen momento para cambiar hábitos alimenticios. Te contamos qué conviene comer en primavera.

primavera-frutas-verdurasVerduras verdes

En esta época del año es común encontrar gran variedad de lechugas, espinaca, acelga, apio, espárragos, endibias, alcauciles, zapallitos y zuchinis. Estas verduras son ricas en minerales como el potasio, magnesio, hierro y calcio, y vitaminas A, B, C y K.

Las verduras verdes se destacan por contener fibra y mucha agua, además son ricas en antioxidantes. La presencia de fibra aporta saciedad por lo que es normal que no se sienta mucha hambre entre comidas.

Otras verduras de primavera son: remolachas y puerros.

Frutas de estación

Las principales son las frutillas, naranjas, sandía y ananá. Además siguen estando las bananas y manzanas.

La primavera es una época especial para comer liviano e incorporar todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Ya sea mediante ensaladas o batidos de frutas, el calorcito invita a comer más saludable y además preparar nuestro cuerpo para el verano.

Un buen plan de alimentación y un poco de ejercicio semanal hará que nos sintamos más livianas y libres de mostrar un poco más de piel.

¿Qué frutas y verduras comés durante la primavera? Dejanos tu comentario.

Baja de peso con batidos depurativos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Los batidos preparados con frutas y verduras de estación ayudan a bajar de peso. Se trata de bebidas nutritivas y frescas que te permitirán reemplazar comidas o colaciones con muy pocas calorías y mucho sabor.

dieta-saludableSe acerca el verano y la abundancia de frutas y verduras de estación, esta época es ideal para preparar batidos depurativos que ayuden a bajar de peso pero a la vez llenarnos de energía. Estos batidos pueden tomarse en cualquier momento del día, a modo de desayuno, merienda o colación. Además de limpiar los excesos de comida, los batidos aportan vitaminas, minerales y antioxidantes que son importantes para mantener la salud en óptimo estado.

Los batidos son fáciles de preparar y lo ideal es hacerlos y tomarlos en el momento para no perder nutrientes.

Recetas de batidos depurativos

  • Batido verde: Una manzana verde, un apio, tres hojas de acelga o espinaca, una cucharada de salvado de avena y edulcorante a gusto. Licuar todos los ingredientes con un vaso de agua.
  • Batido rojo: muy vitamínico. Se prepara con una remolacha, un tomate, una taza de frutillas, una cucharada de germen de trigo, jengibre rallado y edulcorante a gusto. Cortar todos los ingredientes y licuar con un vaso de agua.
  • Batido natural: refrescante y antioxidante. Se prepara con un pepino, una ramita de perejil, un apio, una manzana verde, una manzana roja, una zanahoria, una ramita de menta y edulcorante a gusto. Pelar y cortar la fruta y licuar con un vaso de agua.
  • Batido energético: nutritivo. Se prepara con una naranja, un durazno, una remolacha, una ramita de apio y cinco nueces molidas. Cortar las frutas y licuar con un vaso de agua. Agregar las nueces al final.
  • Batido depurativo: desintoxicante. Se prepara con una banana, un durazno, diez uvas, un pepino y una cucharada de semillas de lino molidas. Colocar todos los ingredientes en la licuadora con un vaso de agua.
  • Batido de ananá, pomelo y apio: para bajar de peso. Para prepararlo se necesita ananá, el jugo de un pomelo, un tallo de apio y miel de abejas para endulzar. Licuar y servir inmediatamente.
  • Vinagre de manzana: una cucharada de vinagre de manzana mezclada en un vaso de agua antes de las comidas ayudará a bajar de peso fácilmente. No hay que excederse en la medida ni tomar el vinagre solo, siempre diluido.
  • Agua de avena: la avena brinda sensación de saciedad y nivela el apetito lo que permite reducir el consumo de alimentos que puedan afectar la dieta. Para prepararla se necesita una taza de avena, 1 cucharada de esencia de vainilla, entre 6 y 8 tazas de agua, 1 cucharada de canela en polvo, stevia y hielo. Licuar los ingredientes, colar y servir.

¿Probaste estos batidos? Contanos tu experiencia.